Paty López

Me llamo Paty tengo 22 años, esta foto es muy especial para mi ya que me la tomé en el hospital antes de mi segunda y más reciente colonoscopia(la de la derecha es mi Mami la cual amo y siempre ha estado conmigo a lo largo de este proceso). Hace un año fui diagnosticada con colitis úlcerativa crónica inespecífica. Quedé en shock cuando el médico me explicó que esta enfermedad, además de que no se cura, normalmente le da a las personas de edad avanzada. Conforme el médico me explicaba más yo solo pensaba "la vida es tan injusta, ¿cómo a mi una chica de 22 años, amante del deporte, con buenos hábitos alimenticios y sin vicios me viene a dar esto?", estoy apunto de graduarme de licenciatura en educación física y ha sido muy difícil para mi el llevar esta enfermedad. Tener CUCI es difícil porque a veces pasas mucho tiempo en el hospital, cambia tu vida, cambia tu alimentación y tu estado de ánimo. Es una batalla constante día a día, a veces no sabes ni como contestar una pregunta tan sencilla como "¿como estás? Ya que sabes que constantemente estás mal. A veces sientes que ya no puedes, que te pueden correr del trabajo o de la escuela por inasistencias de las cuales no te puedes hacer responsable. A pesar de est, me ha enseñado a valorar mucho mi salud y los momentos en los que me siento bien y aprovechar cada uno de estos al máximo, así como valorar a las personas que están al pendiente de mi y aunque no comprenderán del todo mi enfermedad se que están ahí.

Velia Torres Muñoz

El 30 de abril de 2015 fui diagnosticada con CUCI y pase los 3 peores años de mi vida, sintiendo como se me escapaba. Pero gracias a Dios, a mi hermosa familia, mi esposo Julián, mi mami Lourdes, mi papi Francisco, mi tía Jose, mi querida hermana Angeles, pero sobre todo al amor de mis hijas, cumplo 1 año en remisión. Acepté y enfrenté mi enfermedad y aprendí a vivir con ella en armonía.El 30 de abril de 2015 fui diagnosticada con CUCI y pase los 3 peores años de mi vida, sintiendo como se me escapaba. Pero gracias a Dios, a mi hermosa familia, mi esposo Julián, mi mami Lourdes, mi papi Francisco, mi tía Jose, mi querida hermana Angeles, pero sobre todo al amor de mis hijas, cumplo 1 año en remisión. Acepté y enfrenté mi enfermedad y aprendí a vivir con ella en armonía.

Guadalupe Esquivel

Tengo 6 años con cuci, empecé con síntomas cuando solo tenía 17 años, era más joven y acaba de terminar la preparatoria, cómo cualquier chica de de mi edad tenía sueños y aspiraciones, que con la enfermedad quedaron detenidas, en un principio no sabía que era y vivi dos años sin saber que tenía, brincando de doctor en doctor. Después del diagnóstico estuve un año más sin tratamiento, hasta que encontré al médico indicado que me ayudó a controlar el problema. Vivir con cuci no es fácil, en una etapa donde la enfermedad está activa es difícil llevar una vida normal, y estar con ella en estos 6 años, me ha traido momentos incómodos, momentos complicados, dolorosos, pero a su vez he llevado una vida de grandes experiencias, he conocido gente nueva, he conocido mi lado más sensible y humano, he crecido como persona y mi familia ha sido parte de esta etapa tan difícil, ellos también han aprendido de ella. Hoy en día llevo 2 años en remisión y hace año 5 meses tuve la oportunidad de dar vida, cuando me decían que era imposible, tuve un embarazo sin problemas de salud ni crisis. Tengo una vida plena y feliz y aún vivo con el miedo de recaer pero lo difícil ya lo pasé. Esto es solo una parte muy resumida de lo que ha sido está enfermedad en mi vida, pero espero que todos con esto sepan que si se puede llevar una vida normal y muchas personas somos ejemplo eso. Les dejo algunas fotos de mi proceso. Antes, durante el cuci, durante la etapa de tratamiento, en mi etapa de embarazo y de hoy en día

Mema York

Saber que tienes una enfermedad crónica te cambia la vida. Hace año y medio me diagnosticaron CUCI, ese día de regreso a casa iba llorando en el vagón de metro que esetaba vacío. Hoy estoy orgullosa de mí, he aprendido a ser amable y paciente conmigo misma, a no dejar de ver por mi bienestar, a no dejarme caer cuando se siente que todo el esfuerzo realizado no rinde frutos, permitiéndome sentir todas estas emociones de frustración, enojo y tristeza, para después levantarme con una sonrisa en el rostro. He aprendido a confiar en mi instinto y a conocer mis límites, ahora sé que soy más fuerte de lo que pensaba. Tengo CUCI y sigo creando la mejor versión de mí, porque aún con esta batalla, puedo seguir disfrutando de la vida. Mema

Yazmín Ixta

Vivir con Crohn es aprender a conocerte, tengo 45 años y casi treinta años de vivir así; entre subidas y bajadas de peso, alguna que otra hospitalización y sustos de sangrados. No dejo de hacer lo que me gusta, estoy en remisión con episodios constantes de malestares sin respuesta a lo que coma, aún con mi dieta pero algo si es seguro: VIVIR CON CROHN hace lo mejor de ti.

Mariluz Enriquez de Ochoa

Un día la vida te cambia en un giro completo y te das cuenta que ya nada será igual, que tendrás que aprender a luchar con esta batalla, todos los días y que tú propósito será salir victorioso porque no hay de otra, es lo que tienes y no lo puedes cambiar, no hay otra opción. A veces llegan días difíciles, vividos con temor, ansiedad, desaliento, por una situación que nunca buscaste, pero llegó y te toca vivirla así, días que llegas al punto que te da miedo hasta comer porque el colon amaneció molesto, irritable y no tolera nada. Hay batallas que no las buscas y te toca vivirlas y no te queda de otra que agarrar el toro por los cuernos y entrarle porque la muerte será el parámetro para pensar. La vida es bonita a pesar de los obstáculos, a pesar de las situaciones difíciles, porque hay uno o mas motivos que nos tienen de pie. Así que hay que darle, hasta que lo que termina, tiene que terminar. Ánimo y que Dios nos acompañe en esta lucha diaria. Con cuci, la información acertada, tu mejor arma contra esta batalla.