Skip links

Cynthia Robledo, viviendo con CUCI

Mi nombre es Cynthia Robledo y hace 4 años fui diagnosticada con CUCI, tengo periodos cortos de remisión, no he alcanzado una remisión endoscópica y aquí les comparto mi historia, es un poco larga pero creo que vale la pena. 

 

Hace 4 años, trabajaba como Gerente de Recursos Humanos, tenía personal a mi cargo, 2 niñas pequeñas y un estrés elevado cuando comenzaron los síntomas. Después de 3 meses de varios estudios el diagnóstico fue: colitis ulcerativa, ni siquiera sabía que podía existir una condición que, hasta el día de hoy, hacen investigaciones médicas para entenderla. Al mes renuncié a mi trabajo, cambie de residencia a otro país debido al trabajo de mi marido, todo un cambio, vaya cambios, enfrentarme al desafío de adaptación a todo lo nuevo y con 2 niñas pequeñas de 5 y 3 años, ahí comenzó mi búsqueda por sanar y ha sido todo un proceso. 

 

1. El primer cambio; la alimentación por una alimentación saludable 

2. El segundo cambio; aumentar mi espiritualidad, que si bien existía, ahora está con más fuerza, más que hablar de religión, la espiritualidad es la relación que tengas con Dios.

Algo en común que tienen todas las religiones son las manifestaciones de amor, comprensión, fe, bondad. Hay estudios científicos que señalan que todas estas manifestaciones a nivel cerebral, segregan serotonina, que es la hormona del bienestar. 

3. El tercer cambio; regular las emocionadas y para regular las emociones tenemos que tener pensamientos diferentes que producirán resultados diferentes y cómo lograr esto, realizando hábitos diferentes que nos lleven a nuevas rutas neuronales de pensamiento. 

Lo que yo considero es que el equilibrio en estas 3 áreas: Físico, Mental y Espiritual logran la remisión y la sanación. 

Acerté en la fórmula, me dicen, lo difícil es llevarlo a cabo, vaya que es difícil, yo misma experimento lo difícil que es, verán soy psicóloga y hay muchos comentarios de que si eres psicóloga cómo es posible que tengas esa enfermedad, algo no estás haciendo bien en la parte emocional, a lo que contestó; antes de ser psicóloga soy un ser humano, con miedos e inseguridades. Simplemente tengo quizá más herramientas y vaya que me han ayudado en este proceso. Tampoco creo que todo lo emocional sea el problema, es un complemento, también tiene que ver la alimentación, el estilo de vida, el entorno, etc.  

Hace 6 meses regrese a mi país, a mi ciudad, pero no como yo quería regresar, regresé sin nada pero con todo mi ser y mi mejor actitud, a llevar cursos en línea bajo un esquema HomeOffice que me permita estar al pendiente de esta condición, con la esperanza de encontrar doctores buenos en mi ciudad natal que me ayuden a alargar la remisión. 

El tema social es un aspecto importante sobre esta condición, en específico con la alimentación, generalmente el punto de reunión social tiene que ver con los alimentos y es difícil para los demás aceptar que prefieres solo tomar agua en algún restaurante, es difícil para ellos, no lo es para mi. Yo quiero disfrutar de la compañía, de una plática amena, sin embargo, no todos lo ven así. He aprendido a respetar eso, por lo cual me he aislado de reuniones sociales, sin embargo disfruto estar a solas, me he encontrado conmigo misma, disfruto de mi compañía, porque estar a solas es estar conmigo misma y con  Dios. 

Lo que la colitis ulcerosa me ha dejado: 

Disfrutar de mi compañía. 

Una Fortaleza imparable que yo misma no sabía que existía. 

Un aprendizaje espiritual. 

Valorar más la vida.

Ver que en mi dolor hay un propósito.

Darle un sentido con una actitud positiva, como dice el filósofo Epigteto, “no es lo que te sucede sino lo que dices que te sucede”.

He tenido periodos de remisión y cuando tengo días menos buenos, porque los días malos no existen, es cuando elevo una oración al Espíritu Santo: 

Espíritu Santo hoy dame Fortaleza,

Espíritu Santo alivia mi dolor 

Porque el Espíritu Santo: Es Consuelo, es Fortaleza, es Sabiduría, es Sanación.

Hoy celebro la vida, mis logros, sean pocos o muchos, celebro que sé que mi condición no es una limitación, es un desafío. Me esfuerzo por lograr cosas grandes a pesar de tener una condición fea y desordenada porque sé que Soy Más que la condición y quiero demostrarlo. 

Tan solo quiero lograr hacer el bien para mi y para los demás, hacer más que lo suficiente a través de mis conferencias y talleres, llevar el mensaje a quien lo quiera recibir. #psicologacynthiarobledo

Leave a comment

Name*

Website

Comment