Skip links

Cirugía

Como personas diagnosticadas con Crohn o Colitis Ulcerosa nos preguntamos si algún día pasaremos por algún tipo de cirugía y cuáles pueden ser las causas para llegar a esta. Es importante señalar que los tratamientos médicos cada día avanzan más ayudando a evitar que una persona con EII llegue a esta circunstancia. 

Las probabilidades son diferentes para cada padecimiento; si tienes Crohn es; 7 personas de cada 10 necesitarán cirugía en algún momento de su vida y para las personas con colitis ulcerosa la proporción es de 1 entre 4. Sin embargo, si tienes un diagnóstico oportuno y te  adhieres a tu tratamiento se disminuye el riesgo de una cirugía. 

Es importante señalar que hay dos tipos de cirugía; la programada y la urgente, sin importar cuál realice tu médico debe cerciorarse antes de la intervención que te encuentres seguro de que se lleve a cabo y estés convencido de que se hace como una opción para mejorar tu calidad de vida. 

Algunas de las complicaciones que podríamos presentar para decidir realizar una operación quirúrgica son las siguientes:

  • Nuestro cuerpo no está respondiendo a los tratamientos farmacológicos 
  • Los efectos secundarios del tratamiento interfieren con nuestra calidad de vida
  • Tenemos cáncer de colon o alto riesgo a desarrollarlo 
  • Para las personas con Crohn presentar una obstrucción y fístulas. 

Los casos específicos para realizar una cirugía urgente son :

  • Actividad grave de la enfermedad con mucho sangrado que ponga en peligro tu vida
  • Alguna obstrucción o perforación del intestino que no ceda con el tratamiento médico
  • Megacolon tóxico, padecimiento poco común y peligroso, debido a una actividad importante de la enfermedad con manifestaciones de infección ademas de la dilatación del colon , lo que lleva a riesgo de perforación. 

Para hablar de los tipo de cirugía es importante señalar que está determinado según el padecimiento que se tenga, ya sea Crohn o colitis ulcerosa: 

En los casos de personas con colitis ulcerosa el médico evalúa que se requiera realizar una cirugía de urgencia o electiva. En cuanto al tratamiento quirúrgico puede ser colectomía parcial o total y realizar la reconstrucción del recto con la parte final del intestino delgado, lo que se llama reservorio ileo-anal (cirugía preferida). Ahora bien, dependiendo del estado de salud en la que nos encontremos, medicamentos que estemos tomando, estado nutricio y específicamente la indicación de la cirugía, esta se puede llevar a cabo en varias etapas: 

ETAPA 1; Colectomía subtotal  ( retirar el colon , dejando recto y ano + ileostomia) 

ETAPA 2; Proctectomia (retiro del recto ) con la construcción del reservorio ileal para unirlo al ano

ETAPA 3; Cierre del estoma.   

En el caso de las personas con Crohn la cirugía no eliminará la enfermedad pero puede hacer que conserves parte de tu intestino en buen estado teniendo una mejor calidad de vida. La cirugía más común es la llamada resección intestinal, es la eliminación de la parte intestino que está dañada por obstrucción, inflamación o infección o con la presencia de fístulas, para poder hacer una unión de los tramos sanos entre sí, que se conoce como anastomosis

La manifestaciones anales de la enfermedad inflamatoria intestinal, deben tratarse con tratamiento médico, antes de planear una cirugía. En varias ocasiones las fístulas y las fisuras anales responden al tratamiento farmacológico que se lleva para tratar la actividad misma de la enfermedad. En el caso de las personas con enfermedad de Crohn que presenten muchas fístulas anales y que padezcan infecciones recurrentes, se puede colocar setones o drenajes para mejorar la infección en lo que la actividad de la enfermedad disminuye. En casos extremos si se requerirá de una colostomia. 

Recuerda que la Enfermedad Inflamatoria Intestinal es muy compleja por eso es importante consultar siempre los riesgos y beneficios de los procedimientos junto con las opciones de  tratamientos disponibles con tu médico especialista.  

Tipos de Estoma

Colostomía: Creada del Intestino Grueso. Las heces están bien formadas y el gasto o salida por el estoma es de 100 a 150 ml por día

Ileostomía: Creada del Intestino Delgado. Las heces son líquidas y ácidas, el gasto o salida por el estoma es de 600 a 800 ml por día con residuos de enzimas irritantes para la piel, la pérdida de agua y electrolitos es mayor por lo que se puede llegar a la deshidratación, por eso las personas que tengan este tipo de estoma tienen que tomar mucha agua (alrededor de litro y medio)

Para cuidar tu estoma debes vigilar que sea de color rojo, húmedo y brillante. El estoma no tiene terminaciones nerviosas, es decir no tiene sensibilidad, pero tiene vasos sanguíneos que lo pueden hacer sangrar mientras lo  manipulas pero si ves que aumenta o es frecuente el sangrado te aconsejamos acudir a revisión con tu médico. Por ello es importante que sepas cómo limpiarlo; tienes que lavarte las manos antes y después de tocarlo, limpiar el estoma y la piel circundante con cuidado. Cada vez que cambies el colector tienes que asegurarte que removiste bien la materia fecal tanto del estoma como de la piel. Puedes tomar baños sin barrera cutánea adherida a la piel. 

Cualquier duda, siempre la mejor opción es preguntarle a nuestro médico tratante o a un especialista en cirugía colorrectal. 

Leave a comment

Name*

Website

Comment